Claves para elegir un local comercial

Por 21 enero, 2019Noticias

Son varias las preguntas que nos hacemos antes de tomar la importante decisión de elegir un local comercial:

En una misma calle, por ejemplo:

¿Es mejor un local que haga esquina? La respuesta es que depende del tipo de actividad.

A la ventaja de que una esquina tiene mucha visibilidad hay que contraponer los costes, que serán mucho más caros en elementos como letreros, iluminación, seguridad, lunas.. conviene sopesar si realmente conviene para negocios que no necesitan una proyección publicitaria muy grande, lo que quizá no podría interesar.

¿en planta o a pie de calle?

Si se trata de despachos, por ejemplo, es preferible decantarse por  los pisos habilitados como oficina y si puede ser, en plantas inferiores, para el caso de que haya viviendas particulares en el mismo edificio. Ojo con los sótanos, que tienen poca utilidad práctica y suman metros al coste del local. Si nuestra actividad es un comercio, tiene que estar a pie de calle, y si es posible, mejor sin escaleras.

Mobiliario urbano o el sentido de la marcha del tráfico, son detalles que tienes que tener en cuanta a la hora de elegir un local comercial.

Un paso de peatones o un semáforo suponen el doble de tránsito de personas.

Existe la posibilidad de solicitar una licencia para que instalen un paso de peatones cerca de tu negocio.

SELECCIONAR LA ZONA

Tres parámetros fundamentales: quién es tu cliente, dónde está y conocer sus hábitos de compra. Según el producto que hayas decidido vender, deberás decantarte por una zona u otra.

Así, por ejemplo, si tu negocio es una asesoría fiscal o una gestoría, elegir estar cerca de una Administración pública relacionada con tu actividad, una delegación de hacienda o de la seguridad social, sería muy acertado.

Si tu producto es la ropa, y si además es ropa low cost, deberás dirigirte a centros comerciales o a barrios más modestos. Si optas por ropa de lujo, deberás centrarte en la llamada millas de oro de las grandes ciudades.

Otro aspecto a tener en cuenta es distinguir entre clientes particulares y clientes empresas. Entre segundos, el contacto se realizará a través de publicidad, Internet y en este caso, la ubicación no es un elemento definitivo para la captación de clientes, pero si para el personal cualificado, ya que será importante, ante varias opciones, escoger la ubicación con mejores accesos a la oficina o la más céntrica.

Cuando tu cliente es un particular, entonces debes dirigirte allí donde está. Además, si son de nivel alto/medio alto, tus oficinas deberán estar en su zona de acción y además tener en cuenta la imagen que quieres dar.

LA CALLE PERFECTA

Es importante conocer la funcionalidad de la calle y saber que es mejor elegir un local en la acera dónde se sitúan las viviendas, lo que facilita las compras y elegir la zona soleada, que es más comerciales que la sombría. Y en una misma calle de doble sentido, hay una acera más comercial que otra y hay que fijarse en el sentido en el andan los peatones, pues tendemos siempre a mirar a la derecha.

LOS ACCESOS

Conviene analizar los accesos que tiene la zona, si se puede aparcar con facilidad o existen parkings cercanos, metros, autobuses y comprobar si tu proveedor tiene fácil acceso. Te aconsejamos que antes de decidirte conozcas el plan urbanístico de la zona por si está prevista una remodelación de la zona o ejecución de obras próximas a tu futuro negocio.

SENTIDO DE LA MARCHA DEL TRÁFICO

Cuando vamos andando, tendemos a mirar hacia nuestra derecha, pero cuando vamos en coche, lo hacemos hacia dónde tenemos que hacer las maniobras, es decir, hacia la izquierda.  Si la calle es de doble sentido, que también que tener en cuanta en qué lado de la calle es mejor aparcar. Si es de único sentido, mira si hay semáforos, pues te interesa.  Y en los cruces, en función del sentido de la marcha, tenderemos a fijarnos más en los locales que tenemos en frente o en diagonal, antes que en el queda a nuestra derecha.

¿CON LA COMPETENCIA O LEJOS DE ELLA?

Pues depende del sector. Por ejemplo, si tu producto es la ropa, o la decoración, te conviene situarte cerca de tus competidores, pues cuando vamos a comprar este tipo de artículos normalmente visita varios establecimientos, la compra tiene un carácter impulsivo y nos gusta ir a una zona determinada.

CONOCER QUÉ TIPO DE PÚBLICO TENEMOS MÁS CERCA

Caminar en todas direcciones durante un rato y conocer el barrio en el que estás, hacer el trayecto también en coche. Esto nos ayuda a conocer al público que tenemos cerca y si representa nuestro público objetivo.

También conviene contar las personas que pasan por allí durante una franja horaria determinada y analizar también el tráfico.

DIÁFANO Y AMPLIO:

Evita los ángulos, cuantos menos obstáculos y barreras haya en el interior, más fácil será amueblarlo y sacarle más partido. Las formas cuadradas son mejores que las rectangulares. Es importante que, desde cualquier ángulo de la tienda, puedas ver el resto de la misma.