Servicio de recepción en FITENI IX. Cuando la profesionalidad marca la diferencia

Por 28 mayo, 2020Noticias
Servicio de recepción en FITENI IX

El servicio de recepción en FITENI IX es fundamental, y si no, que se lo digan a Arancha Fernández, la recepcionista de este edificio de oficinas con amplios cristales situado en Alcobendas, en la zona empresarial del Arroyo de la Vega. Desde hace 15 años, Arancha es la persona que se encuentran todos los que vienen al edificio, tanto los trabajadores y trabajadoras de las empresas que tienen aquí sus oficinas, como a los repartidores cargados con bultos, clientes y visitas de todo tipo, los usuarios del parking, los técnicos del ascensor, de la impresora o de cualquier imprevisto que pueda surgir, porque ella es la persona encargada de atender las consultas y de facilitar la información necesaria, entre otras de sus muchas tareas.

Los recepcionistas tienen una responsabilidad añadida: son la primera imagen que se lleva una persona cuando entra al edificio. En su caso, al ser un edificio que permanece abierto 24 horas, es fundamental que tanto Arancha, como el resto de compañeros que hacen su mismo trabajo en diferentes turnos tengan la capacidad de poder responder ante cualquier necesidad y a la vez, ser optimistas, ágiles y diligentes, evitando el caos; sobre todo en un edificio de varias plantas donde a diario muchas personas conviven, trabajan y en definitiva, pasan muchas horas de su vida allí dentro.

¿Quién no ha llegado a una entrevista de trabajo temblando, nervioso o sudando, y en un balbuceo le ha preguntado a la persona de recepción por el nombre de la empresa donde tenía que ir? ¿O ese paquete que estábamos esperando y que pedimos que nos lo enviaran a la oficina? ¿Quién no ha tenido una visita imprevista de un cliente y por cualquier razón externa, este ha tenido que esperar antes de poder atenderle? Hay infinidad de ejemplos donde la persona que desempeña el puesto de recepcionista marca la diferencia. Una sonrisa que trasmita confianza y serenidad cuando entramos al edificio, una persona que pueda estar pendiente de ese pedido que teníamos pendiente, o la confianza de que nuestro potencial cliente está siendo atendido con la mejor profesionalidad marcan la diferencia. Y esto es en lo que creemos. En personas de confianza a las que dejar la responsabilidad de ser esa primera impresión que se llevan los visitantes en nuestro edificio.